Biografía

Marga Villarroel. Comisaria Artística

13902649_1760216760883282_2813311332914311999_n
Me complace presentar este proyecto y dar testimonio de la obra de Javier Coppel, de su existencia. Es para mí un orgullo presentarlo al mundo artístico tal y como es, sin maquillaje alguno. Mi admiración por el pintor me lleva a crear un proyecto artístico y a estudiar e indagar sobre él, descubriendo día a día como es artisticamente.
Su obra es fruto no solo de la preparación y del trabajo cotidiano, sino sobre todo, de una vocación profunda que libremente expresa con soltura y eficacia.
Javier Coppel (Madrid 1951), es docente Profesor Nacional de tenis y artista plástico. De descendencia Alemana, nace en la Calle Martínez Campos y vivió en Madrid hasta el 1975, viaja a Francia, Inglaterra, Holanda, Bélgica…regresando a Madrid el año 1977, sin dejar nunca la pintura.
Javier pinta desde niño, aunque su dedicación a ella se multiplicada desde el 2001, es la pintura algo vocacional, lo lleva dentro, el esfuerzo supremo en su vida ha sido y es realizar su profesión y a la vez pintar con la seriedad que requiere el proceso pictórico.
Si bien es autodidacta, se ha esforzado constantemente en el estudio de la pintura. Horas y horas de trabajo pictórico, modificando, practicando incansablemente, experimentando, buscando dentro de sí, pintando hasta conseguir lo mejor de sí mismo, siempre con la claridad de no quedarse en un mero intento. Se rige por la norma “si algo se hace se hace
bien, si no es mejor no hacerlo”. Esta idea llevada a cabo en su obra con todo el perfeccionismo que conlleva, ha tenido como consecuencia el nacimiento de unos cuadros realmente buenos. La seguridad de su estilo, le ha llevado a confiar en el arte que emana de su interior, sin miedo.
Su obra muta con el tiempo, podemos dividir su obra por años, según la fase artística que el pintor vive.
Y es que Javier es de naturaleza libre y salvaje, como así muchos de sus amigos comentan de él, y así pinta, no busca la moda, ni el agrado del comprador, busca solo pintar lo que sale de él libremente. No puede alinearse a lo que se estila, es fiel a sí mimo pintando y así es todo lo demás, el agradar al público a las personas que le rodean no es importante para él, es prioritario hacer su voluntad, seguir siendo libre, en ese espacio personal interior donde nadie más que él puede entrar y así es su obra, independientemente de que guste o no, la obra nace de la creatividad más pura, porque su necesidad es plasmar lo que siente, no le interesa ser el mejor, el interés de pintar es la necesidad vital y la fuerza de la vida que le sale a través de la pintura… por eso personalmente admiro y valoro cuando el pintor quiere seguir siendo el mismo, aunque sea contracorriente.
Javier pinta muy deprisa, sin bocetos, varios cuadros a la vez y así es como fluye su obra, su mente hecha para pintar, viaja muy rápido de lienzo a lienzo unas veces sin esfuerzo, otras con mucho, sus pinceladas son rápidas, seguras, directas, no manipula la obra para que quede bien, pero en esta rapidez consigue que todo cuadre como un rompecabezas, durante horas mira su obra, incluso antes de descansar y al día siguiente retoca y sigue el mismo
cuadro… sin pausa hasta conseguir el efecto deseado .El hecho de pintar sin boceto me dice que su mente está hecha para la pintura, pues parece que es en su mente donde está el boceto elaborado y de allí pasa al lienzo, pinta incansablemente hora tras hora , sin tener en cuenta el día o la noche, las obras crecen, en su estudio y su casa. Es el motor de su vida pintar y es lo que le conecta con su fuerza vital… espero mucho de su obra y que todos podamos disfrutar de este original pintor, cargado de motivación pura por el arte.
En la obra de Javier el aporte familiar fue decisivo, Alemania aparece en muchas de sus obras, durante algunos momentos de la historia de este país, su estilo artístico en según qué fases me hace pensar en el expresionismo Alemán, sus colores y pinceladas seguras, sin atisbo de miedo al error, su búsqueda en las líneas, este estilo tan peculiar, rompe con el estilo clásico tan común, la fuerza interior del artista aparece en la fuerza de su obra.
Viajar por Europa, fue una fuente de vivencias que sin duda años más tarde contribuye a su creación, el conocimiento artístico y musical que fluía fuera de España sobre al año 1975 hizo que el pintor abriera su mente y absorbiera como una esponja lo que en su país no pudo experimentar.
En su obra hay un posicionamiento hacia lo real basado en el su interés personal, una carga de emociones a través de sus retratos, hay una mezcla cultural entre España, Inglaterra y Alemania.
Repasa el terreno religioso basado en la pintura flamenca, forrando la obra con pasión, por la escena pintada. Hay una conexión entre el ateísmo y la religiosidad, estos cuadros recuerdan a las obras que adornan a las antiguas iglesias, con todo el drama que conlleva, sin parodia, sin ironía, con absoluto respeto y dignidad y así están ejecutadas en posición
Artística no religiosa.
Composición no es la única definición de un artista en su obra, (la acción o efecto de componer, juntar varias cosas y colocarlas por orden) para mi composición en arte sobre lienzo es esto además del alma, el amor, la fuerza, la inteligencia, el esfuerzo y la creatividad. Sería imposible definir el arte con un grupo reducido de palabras, todo lo que
se refiere al arte es infinito, por eso en la obra de Javier no vemos una composición determinada, que alinea el resto del conjunto, vemos una creatividad a borbotones que nacen como hijos cada uno con su carácter.
Contemplar y disfrutar de la exposición de sus cuadros es un mero placer para la vista y es que cuanto más se observan más se descubren motivos para seguir queriendo admirarlo.
Aunque las mujeres no es lo que más destaca en su obra, si tienen su espacio, representando algo importante para él, todas las mujeres queridas en su vida están reflejadas en su obra de una forma u otra; con especial belleza se muestra
su madre en sus retratos, fina, elegante, distante, una mujer de aspecto físico diferente, ella aparece a menudo dando a esos lienzos un toque mágico.
El proyecto recorre la obra de principio a fin, reuniendo lo mejor de sus cuadros, las fases de su obra se identifican históricamente, culturalmente y musicalmente con él.
Es la filosofía del arte, lo que me hace pensar en conceptos, en la razón, la locura y la obsesión todo siempre unido, pero dominando a este artista que vive su vida con un juicio claro y sobrio. Esta mezcla aparece en su obra y consigue que los sentidos se llenen de emociones y nos sintamos pequeños al mirarla y es que el pintor va absorbiendo temas
para sus próximas cuadros, estudiando lo que encuentra, lo que ve, lo que vive, en su espacio de ocio, cultural y amoroso, si algo le gusta lo capta en su mente, lo dibuja, lo fotografía, lo observa, lo siente y finalmente da a luz a otra obra más.
Su discurso artístico proviene de su ímpetu creador, en un discurso, alegre, oscuro, complicado fuerte, especial, en el que se conjuga lo barroco, lo clásico, lo realista, el estilo personal y único.
Para entender bien su obra habría que conocer su interior, marcado por un pasado de supervivencia, responsabilidad, voluntad, constancia, dominio y a la vez el amor a la música, las mujeres y la vida en libertad.
Se materializa los tiempos, las etapas, la cultura, la religión, la añoranza y el presente, todo es un entresijo de temáticas, lo frágil, lo fuerte, la lucha por la vida, hay una conexión entre lo pintado y su realidad interior, el exterior existe en la medida que pintar deja algo de espacio, lo irónico también juega su papel. La conquista sobre sí mismo… es una tarea diaria.
Sus autorretratos reflejan la realidad de un momento especial, como un náufrago llega a una isla, así aparecen sus obras, con expresión de dolor en algunos y de la fuerza en otros.
La cultura y la historia familiar que ha conocido ha dado como fruto muchos de su cuadros. Así por ejemplo, el horror de la guerra en Alemania refleja un abanico de emociones para el observador.
Podría escribir infinitamente más sobre el pintor y la obra, pues el tema artístico en él y en todos los artistas es infinito así como la creatividad…pero dejo al lector que sienta mirando la obra lo que su intuición y emociones le transmitan…y me quedo en mi interior con la absoluta certeza de la calidad vocacional artística de este gran pintor y con la tranquilad
de escribir desde la realidad no desde el autoengaño…esta es mi aportación…si es interesante para alguien será una gran alegría, si no es…seguirán en mi las mismas conclusiones…